Parque de las marimbas, una nueva oportunidad

Una de las mejores cosas que tiene viajar es la cantidad de personas que conoces durante el camino. Algunas veces, la ruta te cruza con las mismas personas en diferentes lugares casi por casualidad y sin esperarlo, y en esta ocasión, ese ha sido el caso.

Catedral de Tuxtla

Quiero hablaros de una de las personas que creo que más aman su profesión. Es el Julián Rouvier, viajero aventurero y periodista, que lo lleva en el corazón. Se encuentra viajando por Latinoamérica, cómo periodista freelance relatando la realidad humana, política y social de estos lugares desde muy adentro. Involucrado al 100% en su trabajo, tuvo la amabilidad de compartir un relato para que aquí lo publicara y se pueda sentir la verdadera esencia de lo que se vive en el Parque de las Marimbas, de Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas. ¡No sabes lo que te lo agradezco!

Os dejo con el relato que espero lo disfrutéis 🙂

Son las 18 hs, una leve brisa fría comienza a adueñarse del
centro de Tuxtla Gutiérrez, ciudad del sur de México. La
gente comienza a agolparse en el parque de las Marimbas,
uno de los principales atractivos turísticos de la capital
del estado de Chiapas, Esperando a que comience el show
musical que cada tarde-noche, cautiva a cientos de
espectadores tanto locales como turistas al ritmo de
diferentes estilos musicales como el danzón, la cumbia y la
ranchera, etc y que tiene como característica principal a
tres ejecutantes de marimba.
La plaza está repleta, no cabe un invitado más en los
asientos que rodean a la tarima donde los músicos preparan
sus instrumentos para empezar a ejecutar el danzón, ritmo
que comenzará la velada. Un hombre de aproximadamente unos
60 años vestido con ropa tradicional de México y un
elegante sombrero blanco se acerca al último lugar
disponible para sentarse y disfrutar de la música o
persuadir a los presentes con su ritmo.
Las primeras notas musicales a cargo de un saxo alto
comienzan a romper el expectante silencio. El caballero se
levanta de su lugar el cual solamente disfrutó por unos
pocos minutos, se acomoda el sombrero el cual se había

sacado a la hora de sentarse, y se acerca tímidamente a una
mujer quien estaba a unos pocos metros suyo acompañada por
una pareja, observa la gentil invitación que podría,
tranquilamente, haber sido un homenaje a una película de
los años 60. La duda invade su rostro, la descortesía no es
una característica habitual en esta urbe de medio millón de
habitantes, la mujer acepta, le menciona algo a quienes la
acompañan e invade el centro de la pista con este hombre
desconocido para ella, una sonrisa se posa en el rostro del
hombre, quien comienza a demostrar sus dotes de bailarín de
danzón, ritmo cubano del Siglo XIX, la invitada sigue al
ritmo de la armonía.
La intensidad de la melodía crece a la par que la
temperatura continúa descendiendo, hay aproximadamente 20
parejas en el centro del parque. El hombre de sombrero
blanco se toma un impasse para platicar con la mujer, se
acerca al oído para decirle unas palabras, pero esta
responde fríamente.
Las últimas notas de la marimba están por sonar, los
observadores lo saben y comienzan a mirar una posible
pareja para danzar en la próxima interpretación, el señor
aprovecha a decir sus últimas palabras a su pretendiente
antes de que finalice la canción. Es el momento cúlmine, el
sombrero blanco perdió su prolijidad habitual, está a punto
de caer pero con asombroso equilibrio el bailarín lo

mantiene en su eje. La mujer lo mira, le dice algo al oído,
finaliza la música, y el rostro del hombre cambia
progresivamente. De la alegría a la frustración hay un paso
dice el dicho, y esto se refleja en la cara del galán. La
última nota está a cargo al unísono del bajo de cuatro
cuerdas, la guitarra electroacústica y, haciendo honor al
nombre de la plaza, la marimba, la mujer se retira
rápidamente, el hombre queda inmóvil por unos segundos,
seguramente, la próxima rotura del silencio represente una
nueva oportunidad en el parque de las marimbas donde este
instrumento, familia del xilofón, es el verdadero
protagonista de la noche.


Julián Rouvier


Con este relato verdaderamente hermoso, os animo a que conozcáis su trabajo y lo sigáis en Instagram 🙂 ¡No os vais a arrepentir

https://www.instagram.com/jrouvier/

Y a ti, ¿No te han entrado ganas de visitar el Parque de Las Marimbas para poder vivir toda esta situación en primera persona?

Pues no lo dudes más y aquí te esperamos 🙂

Publicado por

2 respuestas a “Parque de las marimbas, una nueva oportunidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.