Redescubriendo Chiapas: Aventuras por la zona Zoque… ¿Conseguiré llegar a Quechula?

El estado de Chiapas, en el sur de México, es un país en sí mismo. Es la cuarta vez que me encuentro investigando por aquí, y cada vez descubro nuevos lugares maravillosos a los que vale la pena darles una oportunidad.

En este caso quiero contarte sobre la zona Zoque, lugar que prácticamente desconocía hasta hace un par de semanas y que me llevó a más de una aventura recorrerlo XD

Para empezar a meternos en materia, un poquito de historia 🙂

HISTORIA SOBRE LOS ZOQUES

La etnia Zoque, que actualmente habitan mayoritariamente en Chiapas, pero también en Tabasco y Oaxaca, descienden de los olmecas. En la época prehispánica, tuvieron trato con los méxicas, lo que hizo que se convirtiera en una cultura bastante próspera. A finales del siglo XV, fueron invadidos por los aztecas. Ya en pleno siglo XVI, la conquista española les obligó a trabajos forzados, lo que llevó a muchos de ellos a la muerte.

Desde aquel entonces su situación no ha mejorado mucho, perdiendo prácticamente su lengua durante el siglo XX, y actualmente solo un 10% de la población puede hablar la lengua zoque.

UBICACIÓN EN CHIAPAS

Ubicada en el noroeste de Chiapas, el punto de inicio de la ruta podríamos ubicarlo en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado. Desde aquí podemos visitar numerosos pueblos y lugares espléndidos 🙂 ¿Quieres conocerlos? Aquí te dejo una muestra de algunos de ellos y lo que puedes visitar:

  • COPAINALÁ: El municipio cuenta con el templo de San Miguel y la iglesia de San Vicente, así como con el convento de Santo Domingo, construcciones que son consideradas como muy valiosas por su arquitectura antigua. 
  • TECPATÁN: Los atractivos con los que cuenta el municipio de Tecpatán, concentra valores arquitectónicos de singular belleza como el majestuoso ex – convento de Santo Domingo de Guzmán, que data del siglo XVI, situado en el corazón del pueblo.
  • QUECHULA: Ubicada en el municipio de Tecpatán, el Convento de Santiago emerge sobre las aguas de la presa de Malpaso. Un lugar increíble que visitar.

MI AVENTURA

La semana pasada, con el único objetivo de conocer Quechula, después de desayunar tranquilamente en Tuxtla, me dirigí a buscar un transporte que me llevará hasta la zona Zoque. El lugar al que podía llegar desde el centro de Tuxtla, era a Copainalá, así que por 70 pesos, agarré un taxi colectivo que en unas 2 horas y media me dejó en Copainalá.

Hay que decir que la carretera es bastante bastante mala, así que aunque en el mapa lo veas cerca, no te emociones y ármate de paciencia 🙂

Con un poco de hambre me comí unas empanaditas y tomé un pozol de cacao bien fresquito de una señora que vendía en el mercado, y me dispuse a visitar el pueblo 🙂

Después de esto, pregunté como llegar a Tecpatán, y en una pick-up colectiva me monté a esperar que se llenará para salir. Igualmente, la carretera es malísima, y las pick-ups pues muy cómodas no es que sean, pero después de aproximadamente hora y media, ahí estaba en Tecpatán 🙂

Pregunté por un hotel y dejé mis cosas (que apenas llevaba nada porque las había dejado en Tuxtla), y me fui a investigar el pueblo, encontrándome a dos cuadras del Convento abandonado de Santo Domingo. Simplemente ESPECTACULAR 🙂 Me pasé más de dos horas paseándome por ahí, subiendo al antiguo campanario y disfrutando de esa maravilla arquitectónica.

En todo este proceso fui ferozmente atacada por dos GANSOS SALVAJES!!!! Jajajajaja. Cuando salí corriendo perdí una chancla y andaba caminando encima de pinchos… Y hasta un rato después esperando que los gansos se fueran no me atreví a ir a recogerla, pequeños sufrimientos, jajajaja!

Pasado este lamentable espectáculo, y de una larga conversación con algunos de los habitantes del pueblo, me recomendaron que visitara “El Azufre”, un supuesto balneario natural de aguas termales.

Las explicaciones que me dieron para llegar eran bastante contradictorias, pero como no tenía nada mejor que hacer, pues empecé a caminar. Caminé por medio del bosque no sé ni cuanto tiempo, pero más de una hora seguro, y nunca encontré el lugar :S Aunque hubo un rato caminando a la orilla del Río Totopac que estaba muy lindo.

Después de anochecer y cenar, tocaba dormir y descansar para madrugar al día siguiente.

¿CONSEGUIRÉ LLEGAR A QUECHULA?

Desde dónde me encontraba, para llegar a Quechula había que ir a ride/dedo obligatoriamente, no existe el transporte público.

Pero para empezar la mañana en modo relajado, tomé una combi a un lugar llamado Guadalupe, dónde está el desvío a Zaragoza, y desde Zaragoza a Quechula.

Pues ahí estando yo sola en medio del desvío, en menos de 5 minutos pasó un coche que paré y me dijo que iba hasta Zaragoza. ¡Pues mira que bien! Pensé… Si me van acercando poco a poco, conseguiré llegar 🙂

Pues resulta que el buen hombre no tenía nada mejor que hacer parece ser, y me acercó hasta un lugar llamado POBLADO QUECHULA.

¡¡¡¡OJO CON ESTO!!!! Para llegar a la represa y a la iglesia de Quechula puedes hacerlo desde Poblado Quechula y desde Nuevo Quechula. Intenta llegar a Poblado Quechula siempre, porque el camino hasta la represa es mucho más amable.

Allí en Quechula me encontré con un señor mayor, que resulta que es uno de los pocos supervivientes de cuando el pueblo de Quechula se encontraba dónde está la represa actualmente 🙂

El yerno de este señor, es un pescador llamado Belisario, que casualmente se dirigía hacia el embalse, y al que acompañé pasando por unas fincas privadas llenas de vacas, que según me comentó pertenecían a un señor español de mucho dinero.

Y ya llegamos a la represa, ¡¡¡¡bien!!!! 🙂 🙂 Pero todavía había que llegar a la iglesia hundida. Belisario gritando a pleno pulmón llamó a su hermano Miguel, que se encontraba pescando para que me acompañara en cayuco.

Me despedí de Belisario que había sido muy amable, y Miguel me llevó de paseo en el cayuco a ver los peces que estaban creciendo y en los que trabajaban. Estuvo muy interesante ya que me contó muchas cosas que desconocía.

Y ya veía la iglesia de lejos, ramas de árboles que sobresalían del agua, y hacia allá nos dirigimos poquito a poco en el cayuco… Yo andaba bien emocionada sacando fotos, y poniéndome de pie en la barca tan inestable que era (NO LO HAGAS), y casi cuando estábamos llegando a la iglesia, mi estabilidad (que tampoco se caracteriza por ser la mejor del mundo), me jugó una mala pasada y…. PUMBA!!! Al agua patos!!!

Lo único que tenía conmigo de valor era la cámara de fotos que tenía en la mano, y era en lo único que pensaba en los milisegundos que tardé en caer…. El pobre Miguel lleno de preocupación creía que me iba a ahogar, cuando mi única preocupación era la cámara que no sé como conseguí que no tocara el agua con la mano arriba en modo pendeja…. jajajaja. Tranquilicé a Miguel y lo único que le pedí era que agarrara la cámara y que ya me acercaba yo nadando directamente hacia la iglesia… Y bueno, sujetándome de las piedras me subí, y mi cámara la tenía Miguel a salvo, así que todo se queda en una pequeña gran anécdota XD

Subimos a la iglesia a disfrutar del paisaje, dimos un par de vueltas en el cayuco para sacar más fotos (ya sin caerme), y regresamos a la orilla dónde habíamos tomado el cayuco.

Me despedí de Miguel que en ningún momento aceptó que le pagará, y regresé caminando hacia Poblado Quechula por el mismo camino que había recorrido con Belisario.

Me perdí un poquito y caminé con las vacas un buen rato, pero al final llegué al poblado. Y otra vez tuve muuuucha suerte, ya que justo en ese momento salía una pareja en una pick-up, que me dieron un ride en la caja e iban hasta Copainalá.

Desde ahí, hasta la carretera secundaria son aproximadamente 30 km, pero es una calle de terracería con muchísimas curvas, así que como podrás imaginarte, acabé con todo el cuerpo dolorido XD


Y esta es la maravillosa historia sobre el descubrimiento de la zona Zoque de Chiapas, un lugar al que apenas llegan visitantes y que nadie le presta atención, pero que debería estar entre los lugares TOP que conocer en Chiapas.

Por cierto, estoy muy feliz de contar que son todas fotos mías de estamini- aventura sin ningún tipo de filtro ni nada parecido 🙂 🙂 🙂 jajajaja!

Y tú, ¿Conoces algún lugar que te impactó y que no es para nada conocido? ¿Y has vivido aventuras para llegar allá? Cuéntamelo en los comentarios 🙂 🙂

Seguiremos viajando para contarte más historias y que podamos ayudarte a organizar el viaje de tus sueños, no lo dudes, TRAVEL WITH US 🙂 🙂

Publicado por

One response to “Redescubriendo Chiapas: Aventuras por la zona Zoque… ¿Conseguiré llegar a Quechula?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.