El término Popol Vuh, de la lengua kich’e’ maya, significa literalmente “Libro del Consejo” o “Libro de la comunidad”. Se trata de una obra con gran relevancia histórica, que habla del origen y de las narraciones del pueblo kich’e’, ubicado en la actual Guatemala

Conocer y entender el Popol Vuh es involucrarse directamente en la cultura kich’e’, es comprender el significado de sus tradiciones, es comenzar a amar su idioma, e implica estimar su historia pasada, su presente, y su futuro. Representa una forma de valorar las culturas indígenas (en este caso mayas), que tan vapuleadas han sido a lo largo de la historia.

El Popol Vuh, ese libro tan desconocido para muchas personas, nos permite adentrarnos en un mundo ignorado durante siglos, que merece ser rescatado y que por eso escribo este artículo. Porque me parece apasionante, y creo que compartiendo un poco sobre lo que sé acerca del Popol Vuh, se puede hacer que más gente lo conozca y se interese por acercarse un poco más a la historia.

UN POCO DE HISTORIA SOBRE EL POPOL VUH Y LA CONTROVERSIA

Al igual que las personas, lo que somos y/o significamos, viene marcado por un contexto histórico, político, social y personal. ¿Y qué es la historia más que el intento de explicar y comprender la coyuntura en cada momento?

Así que, antes de meternos de lleno en El Popol Vuh, vamos a hablar un poquito sobre la historia que encierra detrás.

Contextualizando la situación, la cultura maya es una gran civilización mesoamericana, que abarca los actuales países de México (el sureste), Guatemala, Belice, El Salvador, y llegó hasta Honduras. Dentro de la gran cultura maya, se desarrollaron diferentes pueblos, siendo uno de ellos el maya kich’e’, ubicado geográficamente, como ya he mencionado, en la actual Guatemala.

El nombre del texto Popol Vuh, no le fue dado hasta el año 1861, cuando el sacerdote francés Charles Étienne Brasseur de Bourbourg quiso traducirlo del primer texto que transcribió Fray Franciso Ximénez. ¿Pero quién es este hombre?

Fray Francisco Ximénez era el párroco de la localidad guatemalteca de Santo Tomás Chichicastenango, entre los años de 1701 y 1703. En esa época, encontró un texto (que nunca más se ha vuelto a saber de él) que consideró valioso y se dispuso a traducirlo al español. Dicho texto se escribió alrededor del año 1550 en lengua kich’e’, por un habitante del pueblo, que después de aprender a escribir con caracteres latinos, plasmó con letras lo que las personas ancianas se habían estado transmitiendo por siglos de forma oral.

Ese texto era el Popol Vuh, que quedó completamente olvidado hasta que el mencionado Charles Étienne Brasseur de Bourbourg tomó el texto de Guatemala, se lo llevó a Europa y le dio el nombre por el que es conocido actualmente.

FRAILES
FRAILES
CHICHICASTENANGO - donde se encontró el popol vuh
CHICHICASTENANGO
EUROPA
EUROPA

El hecho de que la primera traducción al español fuera hecha por un sacerdote español es algo que ha generado controversia. Varias personas estudiosas de la cultura maya e historiadoras, han puesto, por un lado en duda, que Fray Francisco Ximénez dominará de forma tan correcta el maya kich’e’ generando con ello errores de transcripción y traducción. El que no se tenga constancia del texto original, tampoco ha dejado indiferente a nadie.

También hay que tener en cuenta que Fray Francisco Ximénez era un sacerdote español perteneciente a la religión católica. Algunos estudios afirman que esta situación y el pensamiento clerical de este hombre influenciaron de forma evidente la transcripción del texto. Y con esto, que el Popol Vuh que se conoce en la actualidad no sea más que una modificación eclesiástica de las tradiciones maya kich’e’. Para evidenciar esto, hay quién afirma que la similitud de algunas partes con el libro de la Biblia Génesis, tiene que venir únicamente de la traducción de Fray Francisco Ximénez.

Con todos estos datos sobre la mesa, se siguieron buscando en los jeroglíficos diferentes pruebas de que el texto del Popol Vuh refleja fielmente (o no), la cultura maya Kich’e’.

Fue durante unas investigaciones en la ciudad de maya de El Mirador (también en la actual Guatemala, más en concreto en la selva del Petén), dónde se encontró un gran tesoro: Una escultura del año 200 a.C que cuenta la historia de los gemelos Hunahpú e Ixbalanqué (de los que hablaré más adelante)

Esta escultura de El Mirador, junto con algunos otros murales y estelas encontrados en ciudades mayas cercanas en la selva del Petén, hicieron considerar de nuevo la veracidad del Popol Vuh como texto 100% maya kich’e’.

¿Cuál es la verdad absoluta sobre el tema? ¿El Popol Vuh que conocemos habla de la cultura kich’e’ maya original? ¿Está influenciado por el catolicismo?

Te animo a que lo leas, porque es un texto que, independientemente de las respuestas anteriores, te hará maravillarte y aprender sobre una cultura fascinante. Búscalo en tu biblioteca o librería preferida.

¿PERO QUÉ DICE EL POPOL VUH? DESCUBRE EL CONTENIDO DE ESTE TEXTO

Para que te entren más ganas de leer el libro y disfrutarlo, voy a hacer un breve resumen del Popol Vuh, y sobre las diferentes parte que lo componen:

LA CREACIÓN

Como su nombre indica, en esta parte el Popol Vuh habla de la creación del mundo y de los seres humanos. Las deidades, que entra ellas se incluía la serpiente emplumada (tan característica y presente en muchas culturas), querían crear personas. Querían que éstas tuvieran corazón y pudieran pensar, para de estar forma ser capaces de llevar la “cuenta de los días”.

Al principio, todo era mar y cielo, y estaba cubierto por un ambiente oscuro. Desde las profundidades del mar, surgió la Tierra, y después de esto los animales. Estos estaban condenados a la muerte, a comerse unos a otros, pues no eran capaces de agradecer a los dioses que los crearan.

El primer ser humano fue creado por los dioses, y era de barro, por lo que se disolvió de forma inmediata. Además, los dioses tampoco estaban contentos, pues los seres de barro tampoco podían venerarlos.

Después, vino la creación de la persona de madera, que después de un diluvio también desaparecieron. Estos seres eran débiles y carentes de sentimientos. En aquel entonces, solo quedaban los monos como primera prueba de este ensayo/error por parte de los dioses.

Más tarde llegaron los denominados “Hombres del Máiz”, también creados por los dioses, y como dice el nombre, estaban hechos de maíz. Los dioses estaban contentos con este intento, y son los primeros seres humanos según el Popol Vuh. Una vez creados los primeros cuatro hombres, y con la aprobación de los dioses, se crearon las primeras cuatro mujeres. Empezaron a procrear, y somos las personas actuales descendientes de aquel momento.

(Este último párrafo sobre los “Hombres del Maíz, en el Popol Vuh original no está en la primera parte de la creación. Aún así, he querido explicarlo en “La creación”, para tener el contexto del texto, y de alguna manera poder facilitar su comprensión)

SERPIENTE EMPLUMADA - QUETZALCOATL (REPRESENTACIÓN AZTECA - parte del popol vuh
SERPIENTE EMPLUMADA – QUETZALCOATL (REPRESENTACIÓN AZTECA)
HERMANOS MONOS - popol vuh
HERMANOS MONOS
LOS HOMBRES DEL MAÍZ - popol vuh
LOS HOMBRES DEL MAÍZ

LOS HÉROES DIVINOS

Esta parte del Popol Vuh es la más conocida, y me atrevería a decir que la más interesante. En ella se habla de muchos personajes, aunque los protagonistas sin duda son los hermanos gemelos Hunahpú e Ixbalanqué. Pero vamos poquito a poco.

La primera pareja protagonista son Ixpiyacoc y Ixmucane, y tuvieron dos hijos varones llamados Hun- Hunahpú y Vucub-Hunahpú. El primero, Hun – Hunahpú se casó con una mujer llamada Ixbaquiyalo, y tuvieron otros dos varones: Hunbatz y Hunchouen. Todo era normal, hasta que Ixbaquiyalo murió, y los dos hermanos se quedaron a cargo de la abuela paterna.

Un día, estos dos hermanos, Hun- Hunahpú y Vucub-Hunahpú jugaban felices a la pelota en el caminó de Xibalbá (inframundo). Los señores que habitaban Xibalbá estaban molestos por el ruido que estaban haciendo, y reunieron al consejo para decidir el castigo.

Desde Xibalbá enviaron 4 buhos para comunicarle a los hermanos que debían ir a jugar con su pelota a Xibalbá, con todos sus bienes. De esta forma, se despidieron de su familia, y no tuvieron más remedio que acudir, pero no sin antes esconder en la casa todos los utensilios que usaban para el juego de pelota.

Tuvieron que pasar varias pruebas antes de llegar hasta El Consejo de Xibalbá. Ya allí, les invitaron a dormir a una casa oscura, y para ello les facilitaron un cigarro y un ocate encendido, para que se alumbraran. La condición era que no se debía apagar.

Al llegar la mañana, el cigarro y el ocate se habían consumido por completo, y esto fue su sentencia de muerte. Mataron a los dos hermanos, y al poner la cabeza de Hun- Hunahpú sobre un árbol, en seguida empezó a dar frutos. Llamaron a este árbol Jícaro.

Este era el inicio de muchos acontecimientos.

Ixquil era hija de uno de los señores de Xibalbá. Se dirigió al árbol dónde estaba el Jícaro, pero la voz de Hun -Hunahpú le advirtió que no eran frutas, sino cabezas. Ella dijo que aún así quería probar los frutos del árbol, y la cabeza de Hun – Hunahpú le escupió en la mano.

De esta forma, Ixquil quedó embarazada de los héroes gemelos Hunahpú e Ixbalanqué. Cuando el padre de Ixquil se enteró, le rogó a esta que le contara quién era el padre, pero ella decía que no había conocido varón.

Al no creer la versión de la joven decidió llamar a los buhos para que la sacrificaran y le entregaran el corazón. Ixquil consiguió convencer a los buhos de que no debía morir, y que llevaran el fruto del jícaro a los señores de Xibalbá como si éste fuera su corazón y su sangre.

INFRAMUNDO
INFRAMUNDO
JÍCARO CON SUS FRUTOS
JÍCARO CON SUS FRUTOS
MUJER EMBARAZADA DE GEMELOS
MUJER EMBARAZADA DE GEMELOS

Así, Ixquil consiguó vencer a los señores de Xibalbá, y empezó su nueva vida. Comenzó por dirigirse a la casa de Ixpiyacoc, su suegra, contándole su historia. Esta no le creyó, pues sabía que su hijo estaba muerto. Pero ante la insistencia de la joven, decidió ponerle a prueba, y le envió con una bolsa a recoger el maíz en el campo.

Aunque solo había una planta de maíz, gracias a la ayuda de los dioses y los animales, Ixquil pudo llenar la bolsa de maíz. Así, su suegra pudo confirmar que era la verdadera madre de sus nietos.

Hunahpú e Ixbalanqué nacieron en el campo, y tuvieron una infancia díficil. Su abuela no les quería, y sus medio hermanos se burlaban de ellos porque decían que solo tocaban la flauta y el tambor durante todo el día.

Un día, salieron los cuatro a jugar al bosque, y Humbatz y a Hunchouén acabaron en un árbol del que no podrían bajar. Al pedir ayuda a sus hermanos y llevar a cabo el consejo que les dieron, se convirtieron en monos. Este fue el castigo por portarse mal con sus hermanos menores.

Hunahpú e Ixbalanqué seguían jugando en el campo, y un día regresaron a casa con un ratón. El ratón les mostró dónde estaban la pelota y los utensilios de juego, que tiempo atrás su padre y su tío habían escondido. Los gemelos empezaron a jugar con ellos en el mismo lugar que lo habían hecho sus antecesores.

Los señores de Xibalbá se enteraron de esto, y mandaron a unos emisarios a buscarlos, para que jugaran a la pelota en Xibalbá. En aquel momento solo se encontraba la abuela en la casa, y con la ayuda de algunos animales pudieron llevar el mensaje a los gemelos. Se despidieron de su abuela y partieron.

Estos dos gemelos eran muy listo, y antes de internarse en el camino negro que llevaba hasta Xibalbá, mandaron a un mosquito para que picara a los señores. Así, los hermanos se enteraron de los nombres de todos antes de llegar.

Cuando llegaron, los hermanos les saludaron con sus nombres, y los señores de Xibalbá quedaron atónitos, ya que ellos nunca revelaban sus verdaderos nombres a intrusos.

Al igual que pasó con su tío y padre, enviaron a los gemelos a la casa oscura. Nuevamente debido a su inteligencia, lograron mantener los objetos que les fueron dado intactos, por ejemplo, no prendiendo los cigarros, sino poniéndoles una luciérnaga encima para alumbrarlos.

A la mañana siguiente, al ver esto, los señores de Xibalbá estaban sorprendidos nuevamente, y ya era el momento del juego. Después de algunas discusiones, se concretó que iban a jugar con la pelota de los señores de Xibalbá. Los gemelos ganaron el juego, y los señores cada vez estaban más molestos, porque no encontraban razón para matarles.

La siguiente prueba fue atravesar una casa llena de navajas. La superaron.

Entonces tuvieron que llevar a cabo unas cuantas pruebas más, y como en las anteriores, debido a su astucia consiguieron llevarlas adelante y seguir vivos.

En otra de las pruebas, un murciélago cortó la cabeza de Hunahpú, y los señores de Xibalbá se pusieron muy felices, y se dispusieron a poner su cabeza sobre el anillo de juego de pelota.

Ixbalanqué sabía que podría hacer algo para revivir a su hermano, por lo que convocó a todos los animales y a los sabios del cielo para que le ayudaran. Y lo consiguieron. Los señores de Xibalbá no podían estar más perplejos ante lo sucedido.

Pero Hunahpú e Ixbalanqué sabían que iban a morir pronto, y por eso convocaron a los dos mayores sabios, Zulú y Pacam. Los hermanos intuían que iban a morir en una hoguera, y que después llamarían a los sabios para preguntar que iban a hacer con ellos. Y los gemelos les dijeron a los sabios que debían responder: “Deben moler bien los huesos, como si fuera harina de maíz y luego deben arrojarlos al río”.

Y tal como intuían los gemelos, todo sucedió de esa forma. Aunque al tocar las piedras del fondo del río, estos volvieron a adquirir la misma forma, y regresaron a ser los hermanos.

Conscientes de sus poderes, empezaron a realizar este tipo de pruebas, como de resucitación, para entretenimiento del pueblo.

Los señores de Xibalbá se enteraron de que existían dos muchachos realizando este tipo de actividades, por lo que mandaron algunos emisarios para que le los llevaran a Xibalbá, y poder entretenerse allí.

Les hicieron muchísimas preguntas, pero nunca revelaron su verdadera identidad. Los señores de Xibalbá les mandaron matar y resucitar a un hombre para volver a resucitarlo. Incluso mandaron que se mataran entre ellos para resucitarlos.

Dos de los señores más poderosos de Xibalbá, querían sentir en su propia carne como era morir y resucitar, por lo que esto fue lo que ordenaron a los gemelos. Los mataron, pero nunca los resucitaron.

Hunahpú e Ixbalanqué comenzaron por rebelar sus verdaderos nombres, y todos los demás señores de Xibalbá rogaron por su vida. Los gemelos aceptaron con la condición de que ya no iban a someter a más hombres desde Xibalbá, y que se iban a dedicar a la alfarería a partir de entonces.

Así fue como Hunahpú e Ixbalanqué derrotaron a los señores de Xibalbá y vengaron la muerte de su padre.

Al final, los héroes gemelos ascendieron al cielo. Tomaron las posiciones del sol y la luna y todo se iluminó. Las estrellas, son los más de 400 muchachos que había matado Zipacná y que iluminan todo el firmamento.

JUEGO DE PELOTA - mundo maya y el popol vuh
JUEGO DE PELOTA
ALFARERÍA - trabajos del popol vuh
ALFARERÍA
EL SOL Y LA LUNA - popol vuh
EL SOL Y LA LUNA

HISTORIA DEL LINAJE KICH’E’

Esta parte es la historia del linaje de la cultura Kich’e’. Con multitud de personajes e historias, se habla de los reyes que habitaban la zona, las migraciones que tuvieron que llevar a cabo, y la destrucción por parte del pueblo Kich’e’ a las comunidades vecinas.

Estos relatos van desde ese primer momento de la Creación, hasta años después de la conquista española. Hay que tener en cuenta, que el Popol Vuh se basa en creencias transmitidas de forma oral entre generaciones, y es por eso que el texto abarca tanto espacio temporal.

FRAGMENTOS DEL POPOL VUH

Hay muchos fragmentos destacados en el Popol Vuh que merecen ser destacados. Pero para empezar por el principio, ¿Qué tal leer un fragmento de la parte de la creación? (Texto proveniente del libro “Popol Vuh. Las antiguas historias del Quiche”, mencionado en la bibliografía)

“Ésta es la relación de cómo todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio; todo inmóvil, callado, y vacía la extensión del cielo.

Ésta es la primera relación, el primer discurso. No había todavía un hombre, ni un animal, pájaros, peces, cangrejos, árboles, piedras, cuevas, barrancas, hierbas ni bosques: sólo el cielo existía.

No se manifestaba la faz de la tierra. Sólo estaban el mar en calma y el cielo en toda su extensión.

No había nada junto, que hiciera ruido, ni cosa alguna que se moviera, ni se agitara, ni hiciera ruido en el cielo.

No había nada que estuviera en pie; sólo el agua en reposo, el mar apacible, solo y tranquilo. No había nada dotado de existencia.

Solamente había inmovilidad y silencio en la oscuridad, en la noche. Sólo el Creador, el Formador, Tepeu, Gucumatz, los Progenitores, estaban en el agua rodeados de claridad. Estaban ocultos bajo plumas verdes y azules, por eso se les llama Gucumatz, De grandes sabios, de grandes pensadores es su naturaleza. De esta manera existía el cielo y también el Corazón del Cielo, que éste es el nombre de Dios. Así contaban.

Llegó aquí entonces la palabra, vinieron juntos Tepeu y Gucumatz, en la oscuridad, en la noche, y hablaron entre sí Tepeu y Gucumatz. Hablaron, pues, consultando entre sí y meditando; se pusieron de acuerdo, juntaron sus palabras y su pensamiento.

Entonces se manifestó con claridad, mientras meditaban, que cuando amaneciera debía aparecer el hombre. Entonces dispusieron la creación y crecimiento de los árboles y los bejucos y el nacimiento de la vida y la creación del hombre. Se dispuso así en la tinieblas y en la noche por el Corazón del Cielo, que se llama Huracán.

El primero se llama Caculhá Huracán. El segundo es Chipi-Caculhá. El tercero es Raxa-Caculhá. Y estos tres son el Corazón del Cielo.

Entonces vinieron juntos Tepeu y Gucumatz; entonces conferenciaron sobre la vida y la claridad, cómo se hará para que aclare y amanezca, quién será el que produzca el alimento y el sustento.

–¡Hágase así! ¡Que se llene el vacío! ¡Que esta agua se retire y desocupe [el espacio], que surja la tierra y que se afirme! Así dijeron. ¡Que aclare, que amanezca en el cielo y en la tierra! No habrá gloria ni grandeza en nuestra creación y formación hasta que exista la criatura humana, el hombre formado. Así dijeron.

Luego la tierra fue creada por ellos. Así fue en verdad como se hizo la creación de la tierra: –¡Tierra!, dijeron, y al instante fue hecha.

Como la neblina, como la nube y como una polvareda fue la creación, cuando surgieron del agua las montañas; y al instante crecieron las montañas.

Solamente, por un prodigio, sólo por arte mágica se realizó la formación de las montañas y los valles; y al instante brotaron juntos los cipresales y pinares en la superficie.

Y así se llenó de alegría Gucumatz, diciendo:

–¡Buena ha sido tu venida, Corazón del Cielo; tú, Huracán, y tú, Chipi-Caculhá, Raxa-Caculhá!

–Nuestra obra, nuestra creación será terminada, contestaron.

Primero se formaron la tierra, las montañas y los valles; se dividieron las corrientes del agua, los arroyos se fueron corriendo libremente entre los cerros, y las aguas quedaron separadas cuando aparecieron las altas montañas.

Así fue la creación de la tierra, cuando fue formada por el Corazón del Cielo, el Corazón de la Tierra, que así son llamados los que primero la fecundaron, cuando el cielo estaba en suspenso y la tierra se hallaba sumergida dentro del agua.

De esta manera se perfeccionó la obra, cuando la ejecutaron después de pensar y meditar sobre su feliz terminación.

BIBLIOGRAFÍA DEL POPOL VUH QUE HE UTILIZADO

  • “El pensamiento religioso de los antiguos mayas” – Miguel Rivera Dorado (2006)
  • “Apuntaciones sobre mesoamérica” – Antonio Cantó López (1983)
  • “Temas del Popol Vuh” – René Acuña (1998)
  • “Nuevos aportes para la autenticidad del Popol Wuj” – Carlos M. López (2009)
  • “Popol Vuh. Las antiguos historias del Quiché” – Texto original con introducción y notas por Adrián Recinos (1960)

(Nota: Las fotos no tienen relación directa con el Popol Vuh, y son una forma de hacer más ameno el texto. Son mías y del banco de imágenes pixabay.com)

Si quieres conocer algunos lugares de la cultura maya, te dejo los links para que te pueda entrar la inspiración:

¿Te gustan este tipo de artículo? ¿Te gustaría que hiciera más artículos históricos con estas características? Si es así (o si no lo es también), me gustaría que me lo hicieras saber, de la forma que te apetezca. Puedes darle un like, compartirlo, comentar, mandarme un mensaje directo, o suscribirte.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

5 comentarios

    1. Muchas gracias Alejandro! 🙂 🙂 Creo que ha sido el artículo que más he tardado en escribir desde que empecé a hacerlo. Aparte de leer el Popol Vuh y entenderlo, he estado leyendo diferentes libros y fuentes para poder dar la información más real y fidedigna.

      Es un tema que me apasiona, que es desconocido por muchísima gente, y es necesario conocerlo. Porque viajar no es sacar la foto bonita para subirla a instagram, es entender el contexto, tan complejo siempre, del lugar que estamos pisando.

      Cómo siempre, gracias por pasarte por aquí y tu comentario. Espero que algún día nos podamos conocer. Un abrazote!!!

      Le gusta a 1 persona

Responder a conpdepasaporte Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .